5 TIPS DE ORO PARA ESCOGER EL PRIMER JARDÍN DE TU HIJO/A

Parece que fue ayer que tu hijo llegó a tus brazos y unos pocos meses después ya parecía un cohete por toda la casa pero de repente hoy si ¿apenas lo reconoces? ¿Con apenas de un año y medio y parece que quiere dar un grito de independencia?

Esta es la verdad: ¡NECESITA MÁS! Recuerda que somos seres de comunidad; jugar y explorar de manera diferente es ahora INMINENTE, pues en casa ya no encuentra las herramientas para satisfacer estas necesidades y aquí es cuando te planteas uno de los dilemas más complejos de tu vida: “¿Cómo escoger su primer jardín y no fallecer en el intento?”

Este interrogante puede tomarte mucho tiempo, por eso quiero compartirte cinco tips que te ayudarán a tomar la mejor decisión.

1. Un jardín como tu casa

04.jpg

Al llegar a un jardín te detienes y observas todo lo que está en tu entorno buscando “ese no sé qué” que los identifique, donde tu hijo encaje de inmediato y sobre todo que esté a salvo, inconscientemente estás buscando lo más cercano a tu hogar, pero cuidado, no te vayas al extremo, aunque nada es perfecto, dale prioridad a la seguridad y al diseño idóneo para los pequeños, huye si es un lugar adaptado a la fuerza, en su momento  sabrás a que me refiero.

Por ejemplo: en tu visita a un jardín reconoces que es una casa bien adaptada y que a primera vista no hay nada malo en ella (pocas veces sucede pero digamos que sí), el siguiente paso a seguir es visitar un jardín diseñado y pensado exclusivamente en los niños, ¡las evidencias hablarán por sí solas!
 

2. La química

02.jpg

Posiblemente en algunos lugares te brinden un día de cortesía y ahí vas a encontrar varias respuestas a: ¿cómo reaccionó al nuevo entorno? ¿Estuvo tranquilo? ¿Llenó sus expectativas? ¿No quería irse? Este es el momento en el que vas a identificar la conexión, que tanto tú, como tu hijo, sintieron con el jardín; si están sintonizados, te sentirás más cerca de la mejor decisión para él. Procura ir con tu hijo, así no recibas el día de cortesía.

Observa: así como tú, ¡tu hijo sabrá de entrada donde quiere quedarse y donde no!
 

3. Un equipo preparado sabe lo que tu hijo y tú necesitan

03.jpg

Cuando tomas esta decisión, estás confiando en otros una de las etapas más importantes de la vida de tu hijo. Siéntete en la libertad de preguntar y conocer detalles de la experiencia del equipo de trabajo del jardín que estás visitando. Tu hijo es como una “esponja” y tu quieres lo mejor para él, por eso es fundamental que aproveches al máximo el tiempo dialogando con la directora, profesoras y auxiliares.

Saca ventaja de tu “sexto sentido” y pregunta hasta el cansancio para reafirmar si están alineados con tu dinámica familiar.

4. Los niños son niños

Este punto lo voy a simplificar en aspectos que son determinantes para el bienestar de tu hijo, por lo que debes descubrir si en el jardín que estás visitando: ¿La felicidad es lo primero? ¿El juego es la base de su propuesta? ¿es coherente su discurso con lo que ves? ¿Facilita el proceso natural de exploración? ¿Los procesos de aprendizaje van acorde a la edad del niño? ¿Se toman el trabajo de conocerlo? ¿Respetarán su tiempo? y un cierre muy importante, ¿Es de puertas abiertas para los padres?

Ejemplo: si te dicen que el juego y la felicidad es la base de su programa, verifica que tengan todo lo necesario para que así sea, no seas tímida y explora hasta el último rincón del jardín.
 

5.       Reduce la baraja pero compara, no te confundas.

06.jpg

Puede ser que de entrada te conectes con el primer jardín que visites, o puedes confiar en alguno recomendado por amigos o familiares. A pesar de esto, tómate el tiempo y visita varios lugares pero ¡ojo! así estés segura del primero, date la oportunidad de comparar para ratificar, antes de la visita, revisa sus redes sociales y explora los comentarios de su comunidad.
 

Después de tener en cuenta estos tips de oro puedes estar segura que tomarás la mejor decisión, pues habrás minimizado el riesgo de equivocarte.

Liliana Sampedro
Directora Kidü Jardín Infantil

Dame lo que necesito, no lo que quiero...

Dame lo que necesito, no lo que quiero...

Es el ideal que cualquier niño despierte en sus padres un deseo de entrega absoluta; la cuestión está en ¿qué entendemos por entrega?, ¿qué es lo que realmente les damos en esa entrega?... ¿cosas?,¿ tiempo?,  ¿atención? ¿escucha?

Claves para un feliz regreso a clases

Claves para un feliz regreso a clases

Uno de los desafíos más grandes que enfrentan los padres durante la crianza es el regreso de sus hijos a clases. Después de más de un mes de descanso, espacios lúdicos y muy pocas madrugadas es casi una misión imposible regresar a la rutina académica con una gran sonrisa.

Si el tiempo es oro, con los hijos lo es aún más

Si el tiempo es oro, con los hijos lo es aún más

Convertirse en papás supone una serie de desafíos que en ocasiones parecen salirse de control. Desde el primer día de un bebé, papá y mamá suelen sentir que se necesita un apoyo para la gran mayoría de tareas y atenciones que requiere el nuevo integrante de la familia, y a la vez, aunque se va haciendo escuela con el pasar del tiempo, generalmente, cada etapa que inicia representa un nuevo comienzo para todos.

A continuación presentamos algunos consejos para que aproveche esos momentos con sus hijos, sin sentir que está descuidando su aprendizaje.

 

Estudiar en vacaciones sí puede ser divertido

Estudiar en vacaciones sí puede ser divertido

Las vacaciones escolares ofrecen la oportunidad de reforzar los conocimientos que los niños aprenden en el colegio; esto, al contrario de ser aburrido, puede lograr que padres, maestros e instituciones especiales, trabajen juntos para ayudar a los niños a estudiar de una forma diferente y creativa.